sábado, 17 de mayo de 2008

Off topic. Autoestima y estupidez: el efecto Dunning-Kruger.

Paseando por menéame.net, he podido leer esta noticia, publicada por la versión digital del diario Público, según la cual el 68% de los niños superdotados fracasan escolarmente en España.

Como nota anécdotica, los autores de muchos de los comentarios que la noticia tiene en menéame, unas veces se cuestionan su propio coeficiente intelectual, otras hacen la típica gracia sobre la superdotación de sus mienbros viriles, hay quien directamente parece descubrir de repente su inteligencia privilegiada al comprobar que, al igual que uno de los niños objeto del artículo, también se aburría en el colegio y por último, y gracias a dios, aprovechan para criticar el sistema educativo español que es incapaz de detectar a estas mentes privilegiadas, algo que a la larga termina repercutiendo en nuestra sociedad, privándonos de grandes matemáticos, físicos, astrónomos o médicos, por poner algunos ejemplos.

Pero uno de los comentaristas, con buen tino, ha posteado un link a un artículo que el blog Fogonazos, dedicado al mundo de la ciencia, publicó en junio del año pasado, en referencia al efecto Dunning-Kruger, dos psicólogos de la universidad de Cornell, en New York, que me ha parecido interesantísimo y que reproduzco aqui en su totalidad.

El efecto Dunning-Kruger es un fenómeno psicológico descrito por científicos de la Universidad de Cornell (Nueva York, EEUU) según el cual las personas con escaso conocimiento tienden sistemáticamente a pensar que saben mucho más de lo que saben y a considerarse más inteligentes que otras personas más preparadas. El fenómeno, rigurosamente demostrado en una serie de experimentos desarrollados por los psicólogos Justin Krugger y David Dunning publicados en The Journal of Personality and Social Psychology en diciembre de 1999, se basa en los siguientes principios:

1. Los individuos incompetentes tienden a sobreestimar sus propias habilidades
2. Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer las verdaderas habilidades en los demás.

Tanto Kruger como Dunning habían investigado anteriormente sobre el fenómeno conocido por los psicólogos según el cual la mayoría de la gente tiende a valorarse a sí misma muy por encima de la media, cuando es estadísticamente imposible: así, es difícilmente comprensible que el 98% de los catedráticos de Universidad, según un estudio, esté convencido de que trabaja mejor que los demás.

Siguiendo estos indicios, los profesores Krugger y Dunning diseñaron un experimento consistente en medir las habilidades intelectuales y sociales de una serie de individuos y pedirles una posterior evaluación. Una vez finalizados los test, los resultados fueron realmente reveladores:

- Los estudiantes más brillantes, muy superiores a sus compañeros, estimaron que estaban por debajo.
- Los estudiantes mediocres se consideraron por encima de la media
- Los estudiantes rematadamente malos se mostraron convencidos de estar entre los mejores: de hecho, cuanto más inútil era el individuo, más seguro estaba de que hacía las cosas bien.

Así pues, los más incompetentes, según la doctora Kruger, sufrían un doble agravio: “no sólo llegan a conclusiones erróneas y toman decisiones desafortunadas, sino que su incompetencia les impide darse cuenta de ello”. En todo caso, y como se ha apuntado frecuentemente, el efecto Dunning-Kruger es una especie de refrendo de la vieja máxima de Charles Darwin: “La ignorancia engendra más confianza que el conocimiento”.

Para acabar, me gustaria postearos estos dos videos del tubo, donde podeis contemplar dos maneras diametralmente opuestas de aprovechar las dotes intelectuales de un niño. El primero, roza el pavor y el horror más absoluto y el segundo, esta a medio paso de ser un milagro.



2 comentarios:

pit dijo...

Muy bueno... y totalmente aplicable al entorno laboral.

Anchiano dijo...

Absolutamente de acuerdo. El tipico "yo soy un currante y mis compañeros unos flojos". Luego es el que más se escaquea o el que siempre mete la pata.

Anchiano © 2008 Template by:
SkinCorner