martes, 12 de agosto de 2008

Críticas de cine: "Wall-E" de Andrew Stanton

TITULO ORIGINAL: Wall-E
AÑO: 2008
DURACIÓN: 103 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Andrew Stanton
GUIÓN: Andrew Stanton
MÚSICA: Thomas Newman
PRODUCTORA: Walt Disney Pictures / Pixar Animation Studios
WEB OFICIAL: http://www.disney.es/FilmesDisney/Wall-E/

Valoración: 8.
Aunque la calidad gráfica y el despliegue técnico de las películas de Pixar puede estar al alcance de otros estudios de animación en el mundo, sus peliculas destacan sobre el resto por diversas razones, relacionadas con la calidad de sus guiones, la forma de trabajar de sus equipos y directores, bajo una política de compromiso y libertad creativa muy especial y, sobre todo, por ser la heredera de toda la sabiduría de décadas de animación tradicional que ha atesorado la Disney y que Pixar ha integrado totalmente en la era digital, de manera que, en mi opinión, la producción animada de esta pequeña empresa creada por el imperio Lucas en 1979, en sus inicios practicamente un laboritorio experimental de imagenes generadas por ordenador, son de lo mejorcito que en estos últimos años puede uno ver al cine.

Tomando un bañito de sol.

Wall-E es un pequeño robot que lleva 700 años limpiando un planeta tierra yermo, deshabitado y cubierto de basura. Pero un día se topa con Eve, una robot de sinuosas formas y gráciles movimientos que conquistará su corazón y hará que las cosas ya nunca vuelvan a ser como antes.

Lo más extraordinario de esta película es sin duda el personaje de Wall-E. En Pixar saben muy bien como dotar de sentimientos a personajes inanimados (como muestra ahi tenéis la mascota de la compañía, la lámpara de su logo y que como muchos recordareis es la protagonista de uno de los primeros cortos del estudio), pero no deja de ser un pequeño milagro la manera en la que los animadores y diseñadores del personaje han conseguido hacer de wall-E un personaje para no olvidar. Verle moverse, interaccionar con el entorno y gesticular con las lentes de sus ojos y el movimiento de enfoque de las mismas, verle temblar cuando tiene miedo, como se mueve por el planeta, observarle en su guarida inmerso en su tutina diaria, ver la inmensa ternura de su corazón. Es increíble. Cuánto talento hay en Pixar.

Poniendolo todo perdido.

Es evidente que el personaje de este robot barrendero bebe de las fuentes del cine mudo de siempre, es un Harold Lloyd proyectado en el futuro. Con sencillez y perseverancia, vence todos los obstáculos que se le ponen por delante sin decir una palabra (o practicamente ninguna), regalandonos una primera media hora de película francamente espléndida.

Además, el personaje principal es el detonante de todos los acontecimientos posteriores, el catalizador de las acciones de todos y cada uno de los que irán apareciendo en los minutos posteriores, ya sean robóticos o humanos. Wall-E despierta con su atolondrado comportamiento alterado por las hormonas ciberneticas del amor a todos los que se encuentra a su paso, ya sean humanos o robots y a través de sus acciones (generalmente involuntarias), hace avanzar la acción.

Se ha comentado que a partir de los treinta minutos la película decae, pero esto no es así de ningún modo en mi opinión. Como ya ocurriera en la grandiosa Ratatouille, en la que el canto a la superación personal y el talento se mezclaba con la denuncia contra los prejuicios, hay dos premisas que gobiernan la película: el amor y la ecologia que el acomodamiento al que parece tender la humanidad en los últimos años maltrata sin parar. No se ustedes, pero el futuro dibujado en la pelicula no me resulta en absoluto descabellado y, además, se solapa suavemente con la trama de Wall-E.

Los robots, son los verdaderos protagonistas de la cinta.

En definitiva, una película muy recomendable para todas las edades, donde Pixar vuelve a salirse con la suya, aun cuando en un principio y dada la limitada locución de los protagonistas principales podría pensarse que era una apuesta arriesgada.

3 comentarios:

JUAN dijo...

Hola señor.

Para mi Wally-E es una de las mejores pellculas de animación que he visto en mi vida, salvando Toy Story y Salvando a Nemo a las cuales les tengo un especial aprecio.

La apuesta tan arriesgada que tuvieron los de Pixar, creando casi una pelicula muda y el resultado que ha tenido, al menos para mi, es excelente. Han demostrado que a veces no hace falta crear un guión enrevesado para tener un gran resultado. Sino mirar B-Movie. Comparada con Wally-E en cuanto al guión es caca de la vaca.

Otro ejemplo muy claro son los Simpsons. Son los dibujos mas feos que he visto en mi vida, pero ahí los tienes, nos han ganado el corazón.

Un diez para Pixar y para Wally-E.

Me falta ver Ratatouille, ya me has picado.

P.S: Perdonar por las faltas de ortografía. :D

Anchiano dijo...

Hola, Juan. Pues Ratatouille ya estas tardando en verla. Larry Bird es un director muy especial y de una gran visión, no te arrepentirás.

pit dijo...

Ratatouille es muy buena, los increíbles también, pero de Brad Bird (antes se te ha escapado un Larry Bird NBA) la mejor es El Gigante de Hierro, la vi años después por recomendación y la verdad es que me encantó.
Wall-e es una maravilla, la primera hora impresionante, y el diseño del robot es tan bueno que cuando salí del cine solo podía pensar en hacerme de un Wall-e en un Toys'R'Us, es como Nº5 pero simpático.

Anchiano © 2008 Template by:
SkinCorner